14-09-2021 / 15:38
“¿Estás ahí?”: la comedia dramática de la temporada


La obra teatral “¿Estás ahí?” tuvo una segunda función el sábado pasado tras el exitoso estreno el día anterior. A sala llena con capacidad limitada, la comedia dramática emocionó e hizo reír a toda la audiencia.
(Por Tatiana Ledesma Flores)

El sábado pasado el Teatro del Centro Cultural Flotante, ubicado en la intersección de Rioja y Av. Costanera, fue el centro de la obra que se consolida como la comedia dramática de la temporada. “¿Estás ahí?” se había estrenado el día anterior, también a sala llena, pero con capacidad limitada debido a las medidas sanitarias.

El espectáculo de Javier Daulte y bajo la dirección de Gustavo Benítez, relata la historia de un matrimonio entre una oftalmóloga y un mago y animador de eventos que atraviesan una mudanza. Sin embargo, no están solos en ese departamento, puesto que cuentan con una presencia que nunca se llega a ver, pero que está excelentemente representada cuando aparece en la escenografía.

Las risas de la audiencia se las lleva todas Laura Quagliozzi, quien interpreta a Ana. Mientras que la emoción entre melancolía, desazón y añoranza es perfectamente evocada por Gustavo Benítez en la piel de Francisco, quien además abre y cierra el espectáculo.

Ambos actores tienen momentos en los que se destacan entre monólogos-diálogos con este personaje extra escena que es interpelado varias veces. La forma que tienen de comunicarse con él también es muy peculiar.

El punto de inflexión que da un giro de 180* al argumento sucede justo a la mitad del guión. Luego los asistentes de escena, Camila Benítez, Belén Kunz y Matías Benítez, modifican la escenografía bajo una luz tenue y una canción acorde, dando la perfecta sensación que el tiempo va transcurriendo.

Se destaca cuando ambos actores están hablando a la vez en escena, pero dialogando con personajes extra escena cada unx con el propio. A pesar de la superposición de voces, ideas, oraciones y sentidos, se entiende perfectamente.

Risas aseguradas, innovación tecnológica en la escenografía, ingenio en el guión y un emotivísimo final conforman esta obra teatral que podría considerarse la mejor comedia dramática de la temporada. Mención aparte merece el final, que a la par de jugar con una ingeniosa escenografía que sorprendió a espectadores, llama a la reflexión de las compañías en las convivencias.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo