03-05-2021 / 19:09
La muerte de Eduardo Galantini y el sistema de Salud en Corrientes


Este lunes falleció el ex vicegobernador de la Provincia luego de sufrir un ACV el jueves pasado. Tuvo que viajar desde Monte Caseros, primero a Curuzú Cuatiá, y luego a la ciudad de Corrientes para tener los cuidados que su estado de salud requería.
Eduardo Galantini falleció este lunes en el Hospital Escuela de la ciudad de Corrientes luego de agonizar cuatro días tras padecer un Accidente Cerebro Vascular (ACV) el jueves pasado. Fue vicegobernador de la Provincia, intendente de Monte Caseros en tres oportunidades, diputado nacional y convencional constituyente.

Una figura importante dentro del Peronismo y la política correntina desde la década del 90 que padeció en los últimos días un sistema de salud vaciado y totalmente centralizado, que deja a las y los habitantes del interior en total desamparo ante enfermedades graves o sucesos intempestivos como un infarto o ACV.

Galantini sufrió el ACV el jueves por la tarde cuando salía de su domicilio particular en Caseros. Inmediatamente fue derivado al Hospital local, donde le realizaron los primeros estudios. Por la gravedad del cuadro y la falta de elementos en el Centro de Salud se definió su traslado a Curuzú Cuatiá.

Así, el ex vicegobernador tuvo que viajar 93 kilómetros con un cuadro de salud ya muy grave. En el Hospital de Curuzú le realizaron las primeras curaciones, pero también entendieron que la complejidad del cuadro no podía ser atendida allí.

De esta forma, Galantini fue trasladado a la Capital provincial, distante 321 kilómetros de Curuzú y 440 kilómetros de Monte Caseros.

Desde hace tiempo, Corrientes centralizó su sistema de Salud en la Capital provincial en detrimento de los hospitales y centro de Salud del interior, incluyendo el de localidades que son cabeceras de departamentos como Monte Caseros.

Es tal el desmantelamiento sanitario en las ciudades del interior que hasta un parto muchas veces se termina realizando en hospitales de la Capital. Nadie precisó si Galantini pudo haber salvado su vida de ser atendido como correspondía de inmediato, luego de producido el ACV. Lo que sí es seguro que estuvo largas horas deambulando por la mitad de la provincia hasta llegar al Instituto Cardiológico primero y al Hospital Escuela después.

Algo similar se observa en el tratamiento que el Gobierno provincial le da al Covid-19. Todos los pacientes que presentan un empeoramiento de su cuadro deben ser trasladados al Hospital de Campaña ubicado, por supuesto, en la ciudad de Corrientes.

El caso de Galantini es solo un ejemplo de Centros de Salud del interior sin los insumos e infraestructura para atender casos graves; y hospitales de la Capital, con algo más de capacidad en elementos y recurso humano, pero colapsados por recibir pacientes de toda la provincia.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo