24-10-2020 / 12:58
El calvario de una mujer víctima de violencia de género y sus cinco hijos


Una mujer tuvo que ser rescatada por vecinas y autoridades provinciales luego que la Policía y la Justicia dejen libre a su agresor. No sirvieron las tres denuncias en dos días que realizó en dos Comisarías de la Mujer por intento de femicidio y amenazas.
Un nuevo ejemplo del abandono que demuestra gran parte del aparato estatal de Corrientes con las mujeres que son víctimas de violencia de género. No sirvieron las tres denuncias realizadas por la misma persona en dos Comisarías para que la Policía y la Justicia retengan a su agresor, quien quedó libre en menos de 24 horas.

La víctima tuvo que ser rescatada a último momento por la coordinadora general del Centro de Atención a Víctimas de Violencia de Género, Claudia Romero Váldez, quien la alojó, junto a sus cinco hijos, en el Refugio de la Mujer. Minutos después, el hombre volvió y se instaló en la vivienda familiar.

Durante todo el día, la víctima recibió el apoyo de sus vecinas del Asentamiento Pirayuí y de la doctora Sonia López, quien la asesoró e intercedió ante las autoridades policiales y provinciales para resguardar su vida y las de sus hijos.

Los hechos se iniciaron el jueves, cuando la víctima se apersonó en la Comisaría de la Mujer del barrio 17 de Agosto para realizar una denuncia contra su ex pareja por amenazas y pedir la restricción de acercamiento del agresor y la exclusión del hogar. Tras lo cual se retiró de su vivienda, ubicada en el Asentamiento Pirayui, con sus cinco hijos y se fue al domicilio de su cuñada en el barrio San Marcos.

El viernes por la mañana, el agresor ingresó al mencionado domicilio y luego de derribar la puerta de acceso le propinó una paliza a la mujer y a una de sus hijas que intentó defenderla. Al conocerse el hecho, policías se acercaron al lugar y se llevaron detenido al hombre; mientras que la víctima fue trasladada a la Comisaría de la Mujer ubicada por calle Catamarca del microcentro de la ciudad de Corrientes.

Allí realizó una nueva denuncia por las agresiones sufridas y exhibe los golpes en su cuerpo explicando a las funcionarias que su agresor trató de matarla. Tras lo cual vuelve a su casa del Asentamiento Pirayuí, pero al enterarse que el hombre podría ser liberado acude de nuevo a la Comisaría del 17 de Agosto donde solicita por segunda vez una orden de restricción de acercamiento y la exclusión del hogar actualizando a esas autoridades sobre los nuevos hechos.

En un primer momento no le toman la denuncia en ese destacamento policial, y tras minutos de discusiones lo hacen. No obstante ello, desde la Comisaría Séptima, donde estaba detenido el agresor, informaron a la abogada Sonia López, que no pueden retener más al hombre porque necesitan un informe de la Comisaría de la Mujer que justifique la detención.

El informe, finalmente, llegó pero en el mismo se señaló que ni la Policía ni la Justicia tienen "interés legal" en que el hombre continúe detenido. Por tal motivo, el violento recuperó su libertad durante la noche del viernes, a menos de 24 horas de haber sido detenido.

Con esta novedad, la mujer se refugió unas horas en la casa de una vecina, mientras la doctora López realizó las gestiones necesarias ante la Subsecretaría de Derechos Humanos, y por su intermedio, con la coordinadora general del Centro de Atención a Víctimas de Violencia de Género, Claudia Romero Váldez.

La propia Romero Váldez, junto a un equipo de asesores, fue personalmente a buscar a la víctima y sus cinco hijos para llevarlos al Refugio de la Mujer, donde están actualmente alojados.

“Andrea González, fiscal Correccional Nro. 2 de Corrientes, es responsable de poner en peligro la vida de Mabel y sus 5 hijos. Y es culpable de que esta noche, y quién sabe cuánto tiempo más, el núcleo familiar víctima con 5 menores aterrorizados, deban estar encerrados en un lugar extraño para preservar su vida, mientras el violento es liberado y nadie hace nada”, afirmó Sonia López.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo