17-09-2020 / 17:34
Una familia de cuatro integrantes necesitó $45.478 para no ser pobre


La cuarentena golpeó con fuerza a los ingresos de los hogares y en agosto los precios de los alimentos se dispararon. La línea de indigencia saltó 2,6% y la de pobreza 2,1%. Se descuenta que la pobreza tendrá un piso de 41%.
En línea con una dinámica del precio de los alimentos que se disparó en agosto, la línea de la indigencia saltó 2,6% durante el mes pasado. De esa forma, una familia tipo precisó $18.792 para cubrir la Canasta Básica Alimentaria (CBA), cubrir sus necesidades fundamentales de subsistencia y no ser considerada dentro de la indigencia.

Por su parte, la línea de la pobreza trepó 2,1% y una familia tipo pasó a necesitar $45.478 para cubrir una Canasta Básica Total (CBT) y no ser considerada pobre.

El incremento de las canastas básicas ocurrió de la mano con una caída generalizada del salario, aunque las políticas oficiales para apuntalar a los hogares durante la cuarentena, a través del IFE de $10.000 bimestrales, que alcanzó a 8.900.000 hogares y se sumó a la AUH.

Si bien eso ayudará a contener la suba de la indigencia, se descuenta que tanto ese indicador como el de la pobreza mostrarán haberse disparado a lo largo del aislamiento. 

El miércoles la CABA publicó los números de incidencia de la pobreza en el primer semestre del 2020. Sufrió un salto de 7,6 puntos, lo que implica que el 28,2% de los porteños está en situación de pobreza. La indigencia también creció, 5,7 puntos, pasó a ser dos cifras y llegó a 11,7%.

A nivel nacional la situación es más grave. Se descuenta un salto de al menos 5 puntos en la pobreza, que tendrá un piso de 41%.

BAE Negocios 


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo