27-05-2020 / 19:42
Cuarentena flexibilizada: pare la mano, gobernador


Hace unas semanas, Gustavo Valdés empezó una carrera desenfrenada para posicionarse como el gobernador que superó al coronavirus. En el medio, siguen los casos en un contexto de más flexibilidad y liberalización de actividades.
(Por Diego Silva)

Gustavo Valdés está jugando con fuego. Los pocos casos de Covid-19 en Corrientes, cuando el país espera el mayor pico de contagios, le hacen creer que es su oportunidad de posicionarse a nivel nacional como el gobernador que venció a una enfermedad que está haciendo estragos en el mundo. Mientras tanto, continúan los contagios al mismo tiempo que se siguen liberando las actividades en la provincia.

Hay muchas dudas sobre la tardanza en realizar los hisopados a los internos del Pabellón 11 de la Unidad Penal N° 1, que finalmente determinaron que dos de ellos tenían el virus, y dos más están a la espera de la confirmación. Uno de los presos de 85 años está en un estado muy grave por la edad y por enfermedades preexistentes.

Los resultados positivos se dieron dos días después que el gobernador decretó que Corrientes ingresaba a la Fase 5 del aislamiento obligatorio, siendo la primera provincia del país en alcanzar ese status. Inmediatamente después, la Dirección de Información Pública lanzó una campaña para instalar en los medios de comunicación una encuesta que ubica a Valdés entre los cinco mandatarios con mejor imagen de Argentina.

El gobernador ya liberó la actividad comercial y viene autorizando cada vez más actividades deportivas. Asimismo, se presta a reabrir los bares, restaurantes y gimnasios. Como también, analiza la vuelta de las clases presenciales.

Basta dar una vuelta por la ciudad de Corrientes para detectar que el movimiento de personas es casi normal, con caos de tránsito incluido. A lo que se suman los centenares de camiones y vehículos particulares que circulan todos los días por el puente General Belgrano, que unen Corrientes con Chaco.

Cuando se espera el pico máximo de contagios en el país, por más que esté concentrado en el Área Metropolitana de Buenos Aires, no parece ser el momento ideal para liberar casi todo dentro de la provincia. Máxime si se tiene en cuenta que Corrientes limita con Chaco, otro de los lugares con mayores contagios del país; y tiene frontera con Brasil, con el desastre sanitario que se agudiza cada vez más en ese país.

Es difícil anticipar las consecuencias que tendría una circulación viral del Covid-19 dentro de la ciudad de Corrientes. Situación no muy lejana si se desata una serie de contagios, cuyo origen puede ser cualquiera de las circunstancias antes descriptas.

Argentina se prepara para pasar los días más duros desde el inicio de la pandemia, y Corrientes no es una República aparte. Pare la mano gobernador, que seguimos en peligro.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo