30-10-2018 / 15:57
El dogma en la Iglesia, la Educación Sexual Integral en las escuelas


El discurso de los antiderechos que entienden a sus hijes como parte de su propiedad y no como sujetos de derecho autónomos es parte de la cultura del abuso. El dogma en la Iglesia; la Educación Sexual Integral en los calles, la casa y las escuelas.
(Por Iván Rodríguez Suñol)

El discurso de los antiderechos que entienden a sus hijes como parte de su propiedad y no como sujetos de derecho autónomos es parte de la cultura del abuso. El "no te metas con mis hijos" implica que no le metas educación integral, porque si hablamos de dogma e imposición eclesiástica está todo bien.

Porque no queremos que la Educación Pública interfiera en su formación, pero se los depositamos a las iglesias comandadas por pederastas. Porque se niegan a aceptar que la responsabilidad parental (la patria potestad ya no existe), no implica hacer lo que se nos cante sobre la voluntad de un menor, sino que está limitada por las cuestiones que trascienden la esfera de lo privado, como lo es la Salud Pública -cuestión que nos afecta a todes-.

La Educación Sexual Integral (ESI) es un derecho humano, para dotar a menores de herramientas que le permitan reconocer su cuerpo como un espacio soberano, sobre los cuales sólo ellxs pueden tener injerencia, ni tu viejx, ni tu vecinx, ni el cura pedófilo de la parroquia.

Este reconocimiento del cuerpo como territorio propio, previene los abusos sobre este y nos permite vivir nuestras corporalidades como corresponde: conscientes y en plenitud. Sin ESI no hay manera de relacionarnos con nosotres mismos y con el resto de manera libre, consciente y consensuada.

El dogma en la Iglesia; la Educación Sexual Integral en los calles, la casa y las escuelas. 


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo