05-10-2018 / 16:23
La Justicia derivó el conflicto de Supermax al Centro de Mediación


La jueza, Marina Antunez, resolvió derivar el conflicto entre los socios de Supermax al Centro Judicial de Mediación, a fin de lograr una audiencia de conciliación. Por la controversia empresarial, peligran 700 puestos de trabajo.
El conflicto entre los deños de la Cadena de Supermercados Supermax pasó al Centro Judicial de Mediación, con el fin que se convoque a una audiencia de conciliación entre las partes. Así los dispuso la titular del Juzgado en lo Civil y Comercial N° 9, Marina Antunez.

La decisión se produjo luego que centenares de trabajadores de Supermax se manifestaron este viernes por el microcentro de la ciudad de Corrientes, en reclamo por sus puestos de trabajo. Un conflicto entre los dos socios de la firma, pone en peligro la continuidad de la Cadena de Supermercados.

Los empleados se concentraron en la Plaza Vera, y fueron hasta el Poder Judicial para luego llegar al Puerto de Corrientes. "Nosotros lo único que queremos es seguir trabajando, son muchas las familias que dependen de esto", afirmaron.

El conflicto se originó por una resolución judicial, a pedido de uno de los socios, Carlos Irigoyen, que dispuso la convocatoria a una Asamblea Extraordinaria de Supermax S.A. para el 9 de noviembre. Allí se deberá designar al o los miembros del directorio, aunque se tratará la posibilidad de disolver la sociedad y designar del o los liquidadores.

Irigoyen sostuvo que “propusimos de todo, pero siempre encontramos negativas o dilación, y cuando no nos quedó otro camino decidimos acudir a la justicia”. “En caso que haya una disolución de la sociedad, vamos a pagar los sueldos y continuar con la actividad”, agregó.

“Mi idea es dividir lo que se tenga que dividir y velar por las fuentes de trabajo”, añadió en declaraciones a Radio Sudamericana.

Por su parte, Alberto Castro, el otro socio de la firma, aseguró que "quieren disolver la empresa para tapar y no mostrar las cuentas". “Pedí rendición de cuentas, que me demuestre dónde están todas las cosas que faltan, pero mi socio se negó a cumplir esa petición", señaló.

Según Castro, Irigoyen quiere disolver Supermax, porque tiene una Cadena de Supermercados paralela con locales en Corrientes y Resistencia.

El empresario dijo que volvió a ingresar a la empresa en junio de este año, y se encontró con un estado bastante problemático. "Tres meses de carga social sin pagar, deudas con Renta, la Municipalidad, con el Afip, y le debíamos a Coca Cola más de 9 millones de pesos", puntualizó.  

"Para que las marcas me vendan tuve que firmarles pagares, y contraje compromisos personales”, finalizó.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo