08-05-2018 / 16:41
Marcha por Tamara: ¡basta de femicidios!, un grito que ya no callamos


Se realizó la marcha convocada por la familia de Tamara Zalazar para pedir justicia por la joven de 19 años asesinada en 2016. Se produjo dos semanas después que la Justicia absolvieran a Raúl Escalante, único imputado por el femicidio.
(Por Fabiana Villa)

La marcha convocada por la familia de Tamara Zalazar para pedir justicia, estuvo repleta de compañeras y compañeros que, aún indignados, salieron a pedir Justicia. Se produjo luego de que las juezas Cinthia Godoy Prats y Ana Figueredo absolvieran, hace dos semanas, a Raúl Escalante, su femicida. 

La familia encabezó la manifestación con una clara actitud de resiliencia y combatividad, con el ímpetu y la entereza de aquellos que han aprendido a transformar la tristeza en rebeldía. Durante toda la manifestación se pudo sentir el abrazo de quienes acompañan la causa. Cientos de auto convocados, militantes sociales, organizaciones y partidos políticos estuvieron presentes en las calles de la capital Correntina.

Si hay algo virtuoso en esa desmoralización constante y punzante a las que nos lleva la justicia misógina, es poder ver que cada vez somos más correntinos, que muchas veces entregados al hábito de la mansedumbre, emprendemos la marcha para exigirle a los estamentos de poder que dejen de vulnerar nuestros derechos.

La familia llamó a seguir luchando por todas las victimas de femicidio en la provincia. Fue, sin duda, un llamamiento a poner el cuerpo y bregar por una justicia que sea del pueblo y para el pueblo.  

Es lo que todos exigimos durante la marcha: son las voces del pueblo condensadas en un furor abrasivo pidiendo que de una vez por todas las leyes sean realmente justas y no un acartonado atascadero de moral e hipocresía de los que tienen dinero. Es una exigencia pura y dura que pide que la legalidad deje ser una figura retórica en estas democracias ilusorias, que como ha pasado antaño, lo único que hacen es legitimar a los poderosos y sus intereses. 

Son también las voces de las compañeras muertas y desaparecidas que llevamos a flor de piel y no dejan de doler, que lejos de estar enmudecida se reproducen en los gritos que ya no callamos.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo