28-12-2017 / 03:00
El Senado convirtió en ley el Presupuesto 2018 y la reforma tributaria


La Cámara alta completó por amplia mayoría el trámite legislativo de las leyes económicas impulsadas por el Gobierno. El Presupuesto obtuvo 54 votos a favor y 14 en contra, la reforma tributaria cosechó 52 adhesiones, 15 rechazos y una abstención
El oficialismo cerró el año con buena parte del paquete de reformas económicas aprobado en el Congreso, en dos semanas de tratamiento exprés y gracias al apoyo de algunos de los gobernadores que firmaron el pacto fiscal con la Nación. Ayer fue el turno del Presupuesto para el año próximo, la reforma tributaria y la prórroga del impuesto al Cheque, que fueron convertidos en ley en el Senado.

En una votación simultánea, el Presupuesto obtuvo 54 votos a favor y 14 en contra, la reforma tributaria cosechó 52 adhesiones, 15 rechazos y una abstención y la prórroga del impuesto al cheque fue aprobada por 65 votos a favor (incluida Cristina Kirchner), 2 en contra (Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catafalmo, ambos puntanos) y una abstención (Carmén Crexell, del MPN). El malestar que sobrevoló de manera explícita la sesión fue el ritmo desaforado al que fueron sometidos proyectos tan complejos como los tratados y convertidos en ley en apenas dos semanas de sesiones extraordinarias.

Durante el debate hubo cruces y encendidos discursos sobre el endeudamiento y el manejo de los recursos de la Anses. La presidencia del Senado, a cargo del Ejecutivo, Gabriela Michetti, se mostró inflexible en los tiempos, principalmente con los legisladores críticos que se extendieron en sus alocuciones, pactadas en diez minutos.

La senadora Cristina Fernández de Kirchner (Unidad Ciudadana) se quejó por los aprietes que sufrieron algunos gobernadores para firmar el pacto fiscal.

“Asumí por primera vez el 10 de diciembre de 1995 y ya había dos pactos fiscales firmados. Nunca las provincias pudieron cumplirlo. Pero esta vez hubo 23 gobernadores que firmaron porque dos días antes de la reunión apareció en los diarios una foto de (la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia) Vidal con el presidente de la Corte (Ricardo Lorenzetti) y decía que se había establecido un acuerdo por el Fondo del Conurbano. Los gobernadores tuvieron terror de que les descontaran recursos si el fallo salía a favor de Buenos Aires”, recordó.

El senador rionegrino Miguel Angel Pichetto (Frente para la Victoria) discrepó en que haya habido presiones y aseguró que el acuerdo se firmó en un proceso de “diálogo con el Gobierno nacional”.

Pese a las críticas manifestadas en la sesión, el gobierno de Cambiemos estableció una agenda de trabajo que inhibió el debate y el análisis de los proyectos presentados. “Esta cámara va a sesionar sin el tratamiento legislativo previo, teniendo en cuenta que ayer (por anteayer) se debatió en apenas cuatro horas y hoy la tratamos acá”, resumió Adolfo Rodríguez Saá (Frente Unidad Justicialista San Luis), la única provincia que no adhirió al denominado Consenso Social.

En esta crítica se sumó la mendocina Anabel Fernández Sagasti (FpV-PJ), quien definió como “simulacro de debate” y “maratón de ajuste”. “No hubo debate, porque por debate se entiende cuando se pueden intercambiar opiniones para contribuir a un mejor proyecto, pero esto no sucedió; no se le permitió reformas ni a los propios senadores del oficialismo”, resaltó.

Página 12


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo