21-12-2017 / 18:37
Macri disparó 20% la deuda externa y superó los U$S 210.000 millones


Las obligaciones de Argentina con el resto del mundo se elevó U$S 11.000 millones y llegó a los U$S 216.351 millones. El pasivo del Estado volvió a representar el 54% del PBI argentino después de ocho años por debajo de ese porcentaje.
La deuda externa se disparó 20,3% interanualmente en el tercer trimestre, con lo que alcanzó los U$S 216.351 millones de dólares.

El pasivo se incrementó en U$S 11.436 millones con respecto a fines de junio pasado, de acuerdo con el informe de balanza de pagos del INDEC.

Esto significó un aumento del 5,5% respecto de los U$S 204.914 millones que registraba al finalizar el segundo trimestre. La deuda externa bruta total se había ubicado al finalizar el tercer trimestre del año pasado en los U$S 179.775 millones.

Desde que Mauricio Macri llegó a la Presidencia, el endeudamiento en el exterior y en el mercado interno se tornó una política de Estado. El punto de inicio lo marcó el multimillonario pago a los fondos buitre, que le abrió la puerta a una pequeña baja en la tasa de interés en las principales plazas financieras.

El pasivo del Estado volvió a representar el 54% del PBI argentino después de ocho años por debajo de ese porcentaje. Hasta octubre supera los U$S 302.860 millones, en la estimación de la Fundación Germán Abdala y la Universidad Nacional de Avellaneda.

Sin embargo, con la gestión de Cambiemos, el incremento de la deuda pública alcanza los U$S 862 por segundo, de acuerdo a los cálculos del Observatorio Fiscal Federal. Esto equivale a U$S 51.720 por minuto y U$S 3,1 millones por hora y U$S 74,5 millones diarios. En el tiempo que transcurra durante la lectura de este artículo, las obligaciones de los estados nacional, provinciales y municipales en su conjunto aumentarán más de U$S 150.000.

El endeudamiento compromete a la política fiscal de los gobiernos futuros, ya que el gasto para el pago de los intereses y el capital del pasivo contraído podría utilizarse para aumentar la inversión en educación, ciencia, vivienda y hasta en mejorar la situación de los jubilados.

El año próximo también resultará particular, ya que vencerán U$S 44.400 millones de bonos y letras. Para realizar una analogía temporal, con esto podrían fondearse más de 102 millones de jubilaciones mínimas en un país que posee 9 millones de jubilados.

Para el año electoral más próximo, donde se definirá el nuevo Presidente de la República, el pago morigerará levemente. En 2019, Macri pagará más de U$S 27.400 millones entre capital e intereses, lo que equivale a 16 veces el presupuesto actual de vivienda vigente.

Tras las elecciones, las erogaciones para pagar pasivos tendrán que volver a subir y alcanzar, por el momento, los U$S 28.000 millones. Con los fondos que deberán destinarse a la deuda pública en 2020se podrían pagar 14 años del presupuesto de Ciencia y Técnica.

En 2021 volverá a subir el costo de la deuda interna y externa, que ascenderá por encima de los U$S 33.000 millones, lo que equivale a construir más de 11.500 escuelas. Con eso se solucionaría un problema de vacantes que azota tanto a la Ciudad de Buenos Aires como a gran parte del país.}

El Destape


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo